PIOJOS Y OTROS BICHITOS TRAVIESOS

Durante la semana de la ciencia en el colegio, los alumnos de educación infantil han  tenido su propio taller científico, dedicado a los piojos y otros ectoparásitos.

Desde que compré el libro “El Piojo Saltarín” en navidad, tenía en mente hacer con él un taller en el colegio porque los piojos son muy comunes pero traen con ellos un estigma injustificado.

Este taller está pensado para alumnos de segundo ciclo de infantil (3 a 5 años) así que debe ser muy visual y manipulativo. La idea principal es que vean morfología funcional de los ectoparásitos con tres estrategas diferentes:

  • Piojo. Es muy pequeño y alargado como un pelo. Come escamas de piel y se agarra a los cabellos con sus uñas en forma de gancho.
  • Garrapata. Es pequeña, aunque bastante más grande que un piojo. Está aplanada dorsoventralmente y se fija al hospedador hincando su aparato bucal en nuestra piel.
  • Pulga. También son pequeñitas. Están aplanadas lateralmente. Su estrategia consiste en saltar de unos animales a otros.

¿Cómo conseguir que niños de 3 años lo vean? peinando cabezas, claro.

PREPARACIÓN DE LOS MATERIALES

Me fabriqué cinco cabezas con guantes de mopa, ojos móviles, pompones y cordel. Las tuve que redondear un poco para darles un mejor aspecto.

IMG_20180311_100411

IMG_20180311_100249IMG_20180311_100228IMG_20180311_100155

Después dejé que mi hija colocara los ojos, las nariz y las bocas al gusto; y finalmente lo monté usando silicona líquida e hilo para la boca.

IMG_20180311_103305.jpg

Los ectoparásitos eran de dos tipos: unos estaban realizados con cuentas ahusadas, mientras que los otros estaban formados por cuentas aplanadas de nácar. Los cosí a un cuadradito de velcro macho de unos 5×5 mm.

En cada marioneta coloqué 10 parches de velcro adhesivo hembra de 10x5mm del mismo color que el pelo, para que no destacaran mucho.

y el juego queda así, pegar los bichitos a las marionetas y poner un peine para que al peinar las cabezas veamos qué pasa.

Cuando se peinan las cabezas, saltan con más facilidad las cuentas que tienen volumen, mientras que aquellas planas don mucho más difíciles de quitar con el peine porque caben entre los dientes al hacer las pasadas.

Con esto vemos que los bichitos que viven en nuestra piel no pueden ser gordos porque si no, nos los quitamos con facilidad.

Otra actividad es buscar liendres. Les fabriqué mechones de pelo con lana y les pegué cuentas de collar con forma de lágrima, la verdad es que se parecen bastante a los huevos. Por equipos se pusieron a buscar liendres y a contar cuántas tenían en su coleta.

Para comparar las tres estrategias vitales, les hice un peluche de piojo (el protagonista del cuento) y con cartulina dibujé una gran garrapata y una gran pulga.

IMG_20180322_111642IMG_20180322_111820

El piojo está hecho con la mitad correspondiente al pie de un calcetín térmico alto, que rellené con otros calcetines. Para definir los tres segmentos del cuerpo lo estrangulé con un hilván. Las antenas son una varilla limpia-pipas retorcida y cosida a la cabeza. Las patas son varillas limpiapipas envueltas en la mitad del calcetín correspondiente al “tubo” (lo que cubre las pantorrillas).

Con la varilla estirada y el calcetín envolviéndola pero dejando expuestos al menos un centímetro de varilla en cada extremo, le echaba un hilván y después cortaba.

Así tres veces. después cosí las tres piezas al tronco del piojo, las articulé y formé los ganchos con la parte de varilla expuesta.

Los ojos son perlitas adhesivas colocadas para simular un ojo compuesto.

DINÁMICA DEL TALLER

La actividad comenzó con la lectura del cuento, que funcionó muy bien en todas las clases, aunque en algunas las risas eran tan continuas que teníamos que hacer pausa entre estrofa y estrofa. Aquí os dejo el vídeo de una de las lecturas.

Después de la lectura, conversamos un poco acerca del piojo Saltarín para reforzar su caracter travieso, el que no tenga preferencias por ninguna cabeza, que en cualquier momento nos puede visitar a nosotros, qué es lo que hay que hacer si nos pica, y entonces les preguntaba si quieren ver cómo es un piojo. Después de explicarles los rasgos más característicos del parásito, se los fueron pasando para observarlo de cerca.

Después observamos la pulga y la garrapata. Aunque no las reconozcan por la imagen, sí que saben lo que son por su nombre. Una cosa que les divirtió mucho fue hacer la cuenta atrás para que la pulga saltara de un extremo a otro de la clase. Una buena forma de ver que esa es su estrategia para ir de un hospedador a otro.

IMG-20180322-WA0015.jpg

Con la garrapata aprendimos que se clava en la piel como una jeringa y nos chupa la sangre. En este momento incidí en lo peligrosas que son las garrapatas porque nos pueden transmitir enfermedades muy graves. Y recordamos que debemos cuidar a nuestras mascotas como parte de nuestra familia que son, manteniéndolas limpias y protegiéndolas de los parásitos. También se hizo mucho hincapié en que si nos muerde una garrapata debemos ir al médico para que él nos la extraiga.

IMG-20180322-WA0018.jpg

Después pusimos los tres parásitos en el suelo para resaltar las tres estrategias vitales:

  • Ser muy pequeño, alargado y con ganchos para agarrarte al pelo.
  • Ser plano para que no nos atrapen las garras del perro al rascarse y tener unas patas muy fuertes para saltar de un animal a otro.
  • Ser plano para que no nos atrapen las garras del perro al rascarse y clavarse en el animal para chupar la sangre y permanecer así agarrado (dos en uno)

Así se podía ver cómo las pulgas están comprimidas lateralmente y las garrapatas dorsoventralmente.

IMG-20180322-WA0017.jpg

Y entonces les lanzamos la pregunta ¿queréis comprobar por qué es mejor ser plano que gordito si eres un parásito? Y les pasamos las marionetas para que las peinaran. Las más gorditas caen mucho más facilmente porque quedan atrapadas entre los dientes del peine. Eso sí, cuanto más tiempo estén peinando más planas caerán y más planas arrancarán con las manos y con todo tipo de estrategias por su afán de quitar todos los bichitos.

Esta experiencia en la que tanto se han aplicado es una buena excusa para que comprendan que buscar piojos es una actividad conciencuda y que por eso tienen que permanecer quietos y pacientes cuando sus papás les buscan pipis en sus cabecitas. Que si los piojos son pequeñitos, más pequeñitos son sus huevos y hay que encontrarlos todos porque las mamás piojo ponen sus huevos con un pegamento especial pegados a nuestro pelo.

Muchos de ellos ya saben que hay que sacarlos con la liendrera, explican como es ese peine, que también se buscan con las manos, y entonces les invitaba a buscar huevos en la coleta de pelo que les había preparado.

Una vez buscadas, rebuscadas y contadas las liendres, todos llegaban a la conclusión de que comprobar las cabezas era una tarea importante, minuciosa, y se comprometieron a inspeccionar las cabezas de sus padres al llegar a casa puesto que ya eran unos grandes expertos. Tanto les gustó el tema que algunos comenzaron la inspección antes de salir del aula.

IMG-20180322-WA0026.jpg

Espero que os haya parecido un buen taller y os invito a ponerlo en práctica en vuestros colegios.

La autora del libro tiene una página web con propuestas didácticas para educación primaria, no tiene desperdicio

https://www.elpiojosaltarin.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s